Podríamos seguir con un largo etc de empresas que han sufrido ciberataques, como demuestra el número de ciberataques y que cada vez los ciberatacantes están mejor organizados, la ciberseguridad ya no es un gasto sino una inversión.